Alumni en el punto de mira – Antoine Jerusalem

Antoine Jerusalem admite que fue una apuesta arriesgada unirse al recientemente creado Instituto de Materiales IMDEA en 2008, pero no le cabe duda de que su audaz apuesta resultó más que rentable.

Jerusalem, en la actualidad Profesor de Ingeniería Mecánica en la Universidad de Oxford, fue uno de los primeros investigadores en ocupar un puesto en IMDEA Materiales tras su fundación en 2007.

En el momento en que se incorporó al Instituto, este contaba con un equipo de apenas siete personas, muy lejos de los 130 investigadores más el personal administrativo que trabajan hoy en día en IMDEA Materiales.

«No hay duda de que todos estábamos asumiendo un riesgo», dice Jerusalem. El puñado de personas que constituíamos IMDEA Materiales en aquel momento confiábamos en que íbamos a conseguir que funcionara.

«Sinceramente, fue una apuesta, pero todos nos alimentamos de eso en aquel momento: del hecho de que se nos pedía que probáramos cosas nuevas y de la libertad que teníamos. Desde el punto de vista de un joven académico, el atractivo de IMDEA Materiales eran las infinitas posibilidades que ofrecía.

«Al mismo tiempo, teníamos que trabajar increíblemente duro. Queríamos hacernos un nombre en la escena internacional, así que había que hacer mucha divulgación, ir de un lado a otro y demostrar de qué estábamos hechos».

Muchos de los colegas de Jerusalem en aquel momento, incluidos los investigadores principales Jon Molina y María Teresa Pérez Prado, siguen trabajando en IMDEA Materiales hoy.

Durante su estancia en el Instituto, el académico de origen francés lideró el grupo de Mecánica Computacional de Materiales, centrado en la modelización de una amplia gama de metales y materiales compuestos.

Sin embargo, ya entonces los principales intereses de Jerusalem se centraban en el campo de los biomateriales y la investigación biomédica, áreas en las que IMDEA Materiales no estaba involucrado en aquel momento.

«Por aquel entonces, IMDEA Materiales estaba realmente centrado en construir su reputación en el campo de los metales y los materiales compuestos, y contaban con un gran número de personas que trabajaban en esas áreas», recuerda Jerusalén.

«Así que, cuando me ofrecieron un puesto en la Universidad de Oxford y la oportunidad de trabajar con algunos de los mejores hospitales de investigación del mundo, habría sido muy difícil decir que no. No es que quisiera dejar IMDEA Materiales, sino que me pareció el siguiente paso natural en mi carrera».

Desde que se incorporó a la prestigiosa universidad británica, Jerusalem, que también es codirector del Laboratorio Internacional de Mecánica Cerebral y Trauma, ha seguido trabajando en el campo más amplio de la Mecánica Computacional, al tiempo que ha aprovechado el entorno clínico que ofrece Oxford para dedicar una parte considerable de su investigación al estudio de la multifísica cerebral.

Esto significa, explica el investigador de 42 años, tratar de entender el funcionamiento del cerebro centrándose en sus propiedades electrofisiológicas, bioquímicas y biomecánicas, así como en sus importantes consecuencias clínicas.

«En el aspecto clínico, se trata de idear métodos innovadores para entender cómo funciona, se cura o se daña el cerebro y cómo podemos aportar soluciones para algunas de estas patologías.”

«Hablando de lesiones cerebrales traumáticas, ¿qué le ocurre al cerebro si se sufre un traumatismo? ¿Y qué es realmente un traumatismo? ¿Cómo se define, cómo se predice? Por ejemplo, uno de los proyectos que tenemos ahora es con la Asociación de Fútbol de Gales para investigar si los múltiples remates de cabeza a lo largo de la carrera de un futbolista podrían provocar lesiones cerebrales a largo plazo». 

«De momento es algo que la gente no entiende. Existe una normativa que restringe a los niños la práctica de los remates de cabeza, pero, siendo realistas, nadie entiende de qué nivel de riesgo estamos hablando, si es que existe, y cómo mitigarlo.»

El trabajo de Jerusalén en este proyecto comenzó en 2021 y se mantendrá durante varios años. Se centra en la predicción computacional utilizando una combinación de simulación mecánica y de inteligencia artificial acoplada, y también de imágenes funcionales a través del análisis del electroencefalograma.

Otra de sus líneas de investigación actuales consiste en estudiar los intensos niveles de compresión que sufre el cerebro durante el parto vaginal y cómo sale indemne de tal proceso.

Y aunque la carrera científica de Jerusalem ha ido viento en popa desde que cruzó el canal de la Mancha hace una década, ha mantenido un interés más que pasajero por su antiguo lugar de trabajo. 

«Nuestras colaboraciones han disminuido un poco en los últimos años debido a mi actual línea de investigación, pero he publicado bastantes artículos con mis antiguos colegas del IMDEA desde que me fui», afirma.

«No cabe duda de que sigo atento a lo que hace la gente allí. Consulto con frecuencia la web y me impresiona ver el trabajo que se realiza».

Puedes encontrar más información sobre el trabajo actual del profesor Antoine Jerusalem aquí: http://jerugroup.eng.ox.ac.uk/

 ¿Estás interesado en unirte al equipo de IMDEA Materiales como investigador predoctoral o postdoctoral? Consulta nuestras ofertas de trabajo aquí: https://jobs.materials.imdea.org/